El caso de las tiendas Online

Como dije en el anterior artículo, en este post voy a relatar otro caso de mi experiencia  como perito informático.

Es un caso del año 2014 y naturalmente obviare nombres de las partes implicadas y datos reveladores, pero el hilo de la historia es auténtico, y lo he estructurado como sigue, vamos allá.

  1. En un portal de internet de anuncios clasificados, aparece un anuncio donde se ofrece la venta de una tienda online, en perfecto funcionamiento y que factura cada mes un mínimo de 3.000€, con algunos meses cercanos a 6.000€ y algún mes facturando 10.000€.
  2. El precio de la tienda se cifra en 36.000€, y se justifica en que el propietario necesita efectivo para emprender un negocio nuevo.
  3. Una persona ve el anuncio y tras las lógicas negociaciones adquiere el dominio web y la tienda por el precio antes mencionado, con la “garantía” que esa tienda aparece en primera posición en las búsquedas de Google.
  4. Pasados unos meses, la tienda no rinde lo “garantizado”, ni muchísimo menos, y el actual propietario se pone en contacto con el vendedor, para explicarle sus dudas, este le dice que le falta el “paquete posicionador” (esta denominación es mía, aclaro), dicho paquete consiste en unas mejoras técnicas que finalizaran el posicionamiento de Google (el “garantizado” recuerdas?), el precio de dicho paquete se cifra en 1500€ más.
  5. El cliente a regañadientes acepta y adquiere el paquete, y pasados unos meses más la tienda sigue sin producir lo “garantizado”, por fin el cliente desesperado por los incumplimientos denuncia al vendedor.

Llegados a este punto empieza mi intervención.

Después de ser nombrado por el juzgado pertinente, cumplo con los pasos necesarios tal y como menciono en este artículo 

El primer detalle que me llama la atención (seguro que tú has llegado a la misma conclusión) es el precio de la tienda online.

Vamos a ver, “factura cada mes un mínimo de 3.000€, con algunos meses cercanos a 6.000€ y algún mes facturando 10.000€.”

Es decir en el supuesto caso de que en 12 meses solo facturase 3000€/Mes la tienda facturaría 36.000€ por año.

Si hacemos caso al anuncio debemos considerar que por lo menos hay un mes de 6.000€ y uno al menos de 10.000€ (para no liarnos hacemos la bonita suma que sigue)

10 meses 3.000€/Mes………………………     30.000€
1 mes de 6.000€………………………………..      6.000€
1 mes de 10.000€…………………………….      10.000€
Total                                                                    46.000€

(Si, si, ya sé que la suma era sencilla y no hacía falta plasmarlo tan claramente)

Es decir que se vende una tienda online que factura 46.000€ al año por 10.000€ menos de lo que factura, y la excusa es que es para conseguir efectivo.

Las páginas web, exitosas, con visitas y ventas, no se venden nunca, repito nunca por debajo de su precio, es una inversión y por tanto debe haber una ganancia a un plazo más amplio.

Visto esto ya empieza a resultar sospechoso, que otro indicio tenemos para sospechar que aquí estamos ante un caso por lo menos curioso?

El posicionamiento número 1 de Google, que profesional informático es capaz de “garantizar”  que una página web, saldrá siempre en primera posición de Google? Respuesta, el mal profesional claro.

Si tu no estas inmerso en el mundo de las páginas web, te lo aclaro ipso-facto, si ya sabes de que va esto, puedes saltarte el siguiente párrafo.

En una búsqueda por internet, el buscador siempre buscara lo más parecido a lo que tu propongas, es decir si tu buscas “cerrajeros Barcelona” el buscador te ofrecerá webs que traten esos temas en Barcelona, pero el orden en que aparezcan será siempre en función de determinadas características que son parte del SEO (Ver artículo anterior ), si tu buscas en  internet un dominio concreto (por ejemplo: francisquitoteniaunbarquito.com), lógicamente saldrá primero siempre, porque solo hay un dominio con ese nombre. (Claro no?)

En este punto, ya empieza a verse que la tienda en cuestión debe tener su misterio, y por tanto se impone un análisis de la misma, con el acceso al panel de control.

La tienda resulta ser un e-commerce standard (Prestashop, Magento, ya sabes), con un montón de categorías y productos, que es deber del cliente gestionar el stock o trabajar sobre pedidos o lo que se tercie (ahí no me meto).

Una sencilla búsqueda de imágenes por Google, me ofrece varias copias de la misma imagen en muchas (más de 20) tiendas online distintas, siguiente paso? (Exacto, ver los dominios de dichas tiendas y ver los propietarios de las mismas, a parte de las paginas en sí.)

Y efectivamente todas, TODAS, las paginas son exactamente iguales, idénticas, en categorías, productos, tipografías, colores, diseño, por tanto y el siguiente paso es localizar a los propietarios de dichas paginas interesándome por saber el origen de cada página.

Como no podía ser de otra manera, (y ya te lo habrás supuesto), las paginas estaban creadas por la misma  persona y vendidas de la misma manera a todo aquel que se dejara llevar por el anzuelo del anuncio inicial, de manera que, el individuo, había comprado más de 20 dominios y los había vendido todos al mismo precio y con la misma tienda en todas las ocasiones.

Es decir y por si no había quedado claro, el hombre había ganado más de 600.000€ revendiendo la misma tienda a diferentes personas cambiando lógicamente los dominios.

Llegados a este punto, redacto mi informe y se lo paso al juzgado para que Su Señoría lo tenga en cuenta y con eso y el resto de pruebas y testigos dictamine.

Y eso es todo por hoy, en el próximo articulo más temas, no te lo pierdas.

Recuerda, si estas interesado en ser perito informático.

 

 

 

Despacho

C/Tecnologia 17 Edificio Canada
Viladecans 08840 – Barcelona

Debido a que estoy casi siempre fuera se requiere cita previa.

Llamame y hablamos

Deja un comentario