Duelo al sol

En nuestro artículo anterior, hablábamos sobre la ayuda y asesoramiento que un perito puede aportar a un abogado para mejorar la actuación de este ante un tribunal y por su parte “atacar” el informe pericial de la parte contraria o el informe realizado por un perito judicial independiente.

En muchas películas hemos visto, grandes interpretaciones de abogados, interpelando testigos policías peritos forenses etc…

Hoy vamos a ver, la parte contraria, es decir, desde nuestro punto de vista, el del perito, el enfrentamiento que puede producirse entre un perito, y el abogado que intentará contradecir, desprestigiar etc… el informe presentado por este.

El perito tiene que haber realizado su informe, con el máximo de seriedad, honestidad e imparcialidad naturalmente siempre partiremos de esta base, y por tanto el perito debe saber que está totalmente capacitado para rebatir cualquier argumento lanzado por cualquiera de las partes.

En esta situación debemos considerar pues los siguientes puntos:

El abogado puede estar magistralmente asesorado, pero aun así, sus preguntas deben inquirir sobre el informe no sobre lo que a él le parezca, de modo que al menor atisbo de que este se va por las ramas, le haremos notar a su señoría que en ese punto podemos dar una contestación como profesionales, pero que esa cuestión no pertenece a la investigación realizada.
Sobre este último punto, hay que subrayar que el abogado puede realizar preguntas y más preguntas que no tienen que ver con el caso, el perito debe ceñirse al informe y objeto de la pericia, todo lo demás carece de relevancia para nosotros.
Recordemos, el perito está para ayudar al juez a tomar una decisión, no la tomamos nosotros, por tanto, y una vez más ceñirse al informe y objeto de la pericia.
Tenemos que considerar que tanto el juez como los abogados no son técnicos en nuestra materia, un tema importante a realizar para evitar peguntas de las partes, es realizar el informe de la manera más clara y concisa posible, eso evitará muchas preguntas y si las hay, en realidad bastará con hacer referencia al informe para contestarlas.
No abusar de tecnicismos, buscar las mejores analogías posibles para explicar conceptos técnicos, términos que para un perito informático serian elementales, para el tribunal es una fuente de preguntas aclaratorias.
La presencia es importante, todos sabemos de la importancia que causa la primera impresión que tenemos de alguien, el aspecto que llevemos puede inducir al abogado que va a preguntarnos a presuponer como somos, si la impresión que se lleva es la de un profesional serio, su actitud también se verá condicionada.
Evidentemente la impresión no lo es todo, conviene repasar el informe antes del juicio, pueden haber pasado meses desde la entrega del mismo, y no tenemos memoria fotográfica, repasar el informe, nos ayudara incluso a anticiparnos a alguna pregunta.
Puede que el abogado intente poner en duda nuestra capacidad técnica para realizar el informe, forma parte de su protocolo, lejos de arredrarnos, podemos y debemos defender tanto nuestro prestigio, como nuestro trabajo, no pretendemos sentar catedra sobre esto, cada perito sabe quién es y lo que es, y cada perito sabrá encontrar cual es el camino para ello.

Por último, nuestra actitud, seamos imparciales, profesionales y serios, un perito judicial, es un agente judicial y como tal una referencia donde el juez busca soluciones, la pericial se ha hecho conforme nuestras indicaciones, y por tanto dominamos todos los entresijos de la investigación, el abogado buscara lo mejor para su cliente, nosotros buscamos lo mejor para el juez, y por tanto nuestro interés son las pruebas.

A partir de este punto, mirar a los ojos de nuestro contrincante y que empiece el duelo.

 

Despacho

C/Tecnologia 17 Edificio Canada
Viladecans 08840 – Barcelona

Debido a que estoy casi siempre fuera se requiere cita previa.

Llamame y hablamos